viernes, 22 de enero de 2010

HOMENAJE A LA NEGRA EN TEATRO MADRILEÑO



Fue una “noche mágica” que recordarán tanto los protagonistas como el público que colmó el emblemático Teatro madrileño, para recordar a “La Negra”, “La India Tucumana”, como la evocó el presentador de la velada, el actor español Sancho Gracia.

Las voces de Joan Manuel Serrat, Ana Belén, Pedro Guerra, Tania Libertad y Opus Cuatro, llenaron el Teatro de la Zarzuela de Madrid para rendir un cálido y merecido homenaje a Mercedes Sosa, “La voz de América Latina”.

Asistió a la velada el Secretario Iberoamericano Enrique Iglesias, quien pronunció unas palabras antes de iniciar el concierto y destacó al ser humano “generoso” que fue Mercedes Sosa, todo un “ícono iberoamericano”.

“Elevo su voz contra la tiranía, y el abuso, lucho por sus convicciones y acompaño a quienes como ella se alzaron contra los opresores. Logró renovar la canción popular para integrarla a la vida de todo el pueblo, expresando sus sueños, alegrías, luchas y esperanzas”, afirmó Iglesias.

Además, recordó a los asistentes que la recaudación del concierto se donará “integra” a los damnificados por el sismo que desbastó a Haití hace apenas una semana.

Una enorme imagen de “La Negra” observaba desde el telón de fondo atenta a las solemnes palabras, hasta que la música se hizo paso y con ella la cantora revivió.

En escena estuvieron los argentinos del cuarteto Opus Cuatro -Alberto Hassan, Marcelo Balseéis, Hernando Irahola y Federico Galiana- con “Sube, Sube, Sube” y “Volver a los 17″, escritas por Víctor Heredia y Violeta Parra, respectivamente, y “Honrar la Vida”, una de la canciones más populares de Mercedes Sosa.

El español Pedro Guerra, sólo con su guitarra, regaló a los presentes su interpretación de “La Pomeña”, “Pueblos Tristes” y “Zamba para no morir”. Guerra recordó cómo conoció a Mercedes Sosa y expresó el enorme orgullo que sentía por haber podido cantar junto a ella en el álbum “Cantora”.

La voz exquisita y potente de la peruana Tania Libertad irrumpió, a su turno, con “Los Mareados” y , posteriormente, dos entrañables canciones del repertorio de Mercedes Sosa, “La Maza” y “Razón de Vivir”.

“Estoy muy agradecida de haber sido convocada para abrazar a La Negra. Le agradeceré siempre sus maravilloso ejemplo, como persona y como artista”, manifestó la artista quien fuera muy amiga de Mercedes Sosa.

El cantautor catalán Joan Manuel Serrat arrancó fuertes aplausos del público cuando hizo su aparición guitarra en mano para rendir su personal homenaje a “esa Negra que todos tanto quisimos y queremos”.

Sus canciones que tanto gustaban a Mercedes Sosa, “Una mujer desnuda y en lo oscuro”, “Aquellas pequeñas cosas” y “Caminante no hay camino”, sonaron inconfundibles y con dolor en el vacío que la cantante argentina, fallecida el pasado 4 de octubre.

Finalmente la española Ana Belén, quien expresó su “fascinación por la voz y las emociones que transmitía Mercedes Sosa”, cerró el concierto con una “Yo vengo a ofrecer mi corazón”, “Balderrama” y “Sólo le pido a Dios”.

“La Negra Sosa” tuvo su necesario y merecido homenaje, y no hay dudas de que sus canciones siguen vivas en los corazones de la gente.

viernes, 22 de enero de 2010

HOMENAJE A LA NEGRA EN TEATRO MADRILEÑO



Fue una “noche mágica” que recordarán tanto los protagonistas como el público que colmó el emblemático Teatro madrileño, para recordar a “La Negra”, “La India Tucumana”, como la evocó el presentador de la velada, el actor español Sancho Gracia.

Las voces de Joan Manuel Serrat, Ana Belén, Pedro Guerra, Tania Libertad y Opus Cuatro, llenaron el Teatro de la Zarzuela de Madrid para rendir un cálido y merecido homenaje a Mercedes Sosa, “La voz de América Latina”.

Asistió a la velada el Secretario Iberoamericano Enrique Iglesias, quien pronunció unas palabras antes de iniciar el concierto y destacó al ser humano “generoso” que fue Mercedes Sosa, todo un “ícono iberoamericano”.

“Elevo su voz contra la tiranía, y el abuso, lucho por sus convicciones y acompaño a quienes como ella se alzaron contra los opresores. Logró renovar la canción popular para integrarla a la vida de todo el pueblo, expresando sus sueños, alegrías, luchas y esperanzas”, afirmó Iglesias.

Además, recordó a los asistentes que la recaudación del concierto se donará “integra” a los damnificados por el sismo que desbastó a Haití hace apenas una semana.

Una enorme imagen de “La Negra” observaba desde el telón de fondo atenta a las solemnes palabras, hasta que la música se hizo paso y con ella la cantora revivió.

En escena estuvieron los argentinos del cuarteto Opus Cuatro -Alberto Hassan, Marcelo Balseéis, Hernando Irahola y Federico Galiana- con “Sube, Sube, Sube” y “Volver a los 17″, escritas por Víctor Heredia y Violeta Parra, respectivamente, y “Honrar la Vida”, una de la canciones más populares de Mercedes Sosa.

El español Pedro Guerra, sólo con su guitarra, regaló a los presentes su interpretación de “La Pomeña”, “Pueblos Tristes” y “Zamba para no morir”. Guerra recordó cómo conoció a Mercedes Sosa y expresó el enorme orgullo que sentía por haber podido cantar junto a ella en el álbum “Cantora”.

La voz exquisita y potente de la peruana Tania Libertad irrumpió, a su turno, con “Los Mareados” y , posteriormente, dos entrañables canciones del repertorio de Mercedes Sosa, “La Maza” y “Razón de Vivir”.

“Estoy muy agradecida de haber sido convocada para abrazar a La Negra. Le agradeceré siempre sus maravilloso ejemplo, como persona y como artista”, manifestó la artista quien fuera muy amiga de Mercedes Sosa.

El cantautor catalán Joan Manuel Serrat arrancó fuertes aplausos del público cuando hizo su aparición guitarra en mano para rendir su personal homenaje a “esa Negra que todos tanto quisimos y queremos”.

Sus canciones que tanto gustaban a Mercedes Sosa, “Una mujer desnuda y en lo oscuro”, “Aquellas pequeñas cosas” y “Caminante no hay camino”, sonaron inconfundibles y con dolor en el vacío que la cantante argentina, fallecida el pasado 4 de octubre.

Finalmente la española Ana Belén, quien expresó su “fascinación por la voz y las emociones que transmitía Mercedes Sosa”, cerró el concierto con una “Yo vengo a ofrecer mi corazón”, “Balderrama” y “Sólo le pido a Dios”.

“La Negra Sosa” tuvo su necesario y merecido homenaje, y no hay dudas de que sus canciones siguen vivas en los corazones de la gente.