martes, 2 de marzo de 2010

INGLATERRA Y LA OPOSICION


Pablo Gabriel Salinas
*
El odio al matrimonio gobernante llega al punto de que con tal de dañar su gobierno o posibilidad de continuar en el poder sus opositores llegan a defender la actitud colonial de Inglaterra en nuestras Islas Malvinas, algo comparable con el odio que profesaron en sus tiempos los opositores a Evita cuando proclamaban que "viva el cáncer" – tal como dice Aliverti – contentos con esta enfermedad que a los 33 años quitó la vida a la mujer política más representativa de Argentina.

Lejos de cerrar con el punto final, la obediencia debida y los indultos las heridas producidas por los genocidas argentinos que siguiendo las teorías del militar francés Roger Trinquier infiltraron todos los sectores sociales para luego secuestrar y matar, estas heridas solo encontraran algo de sosiego con el juicio y castigo que proclamamos los organismos de derechos humanos, con memoria y verdad, así podemos caminar de frente en una Argentina para todos.

El odio es entendible en los represores y genocidas en sus hijos y familiares es el odio a que sus crímenes no queden en silencio, es el odio a que la verdad salga a la luz; otros intereses menos directos pero igual de repudiables son los de los políticos como Eduardo Duhalde que buscan unos votitos proclamando amnistías u otros intereses los del medio Clarín y su plantel de periodistas estrellas, Joaquín Morales Sola, Bonelli, Tenembaum y otros menos conocidos que pareciera que su único trabajo es pegarle al gobierno, de diversas formas y por todos los medios (para eso les pagan).

Ahora los vemos quejándose por el estado de nuestras fuerzas armadas, asociando todo tipo de estrategias mentales para desprestigiar a la Presidenta o a Néstor Kirchner para de esa forma evitar que su medio salga desfavorecido. Pobres hombres que dan pena, con intereses tan mezquinos.

La Argentina necesita de otros intereses, necesita de la unidad latinoamericana de la que nadie habla, del triunfo de la cancillería Argentina que obtuvo el respaldo de todos los presidentes latinoamericanos, con Lula diciendo y reclamando a la ONU un tratamiento a la actitud colonial de Inglaterra, de Correa hablando de la no aplicación del TIAR cuando Inglaterra invadió nuestras Malvinas.

Qué pequeños son los intereses de la oposición argentina y de los hombres de grupo Clarín; solo buscan su propio beneficio, no les interesa el bienestar de nuestra patria, vuelan aplastando los cardos.

En estos temas como Malvinas, como la soberanía nacional no me puedo quedar callado frente a los antipatria.

1 comentario:

Antonio dijo...

Ya en 1955, la Royal Navy abasteció de municiones a la Flota de Mar que comandaba Rojas, municiones con las que cañoneó Mar del Plata, y amenazó cañonear la Destilería de La Plata.
Esto fue denunciado por Oscar Alende en su momento.

martes, 2 de marzo de 2010

INGLATERRA Y LA OPOSICION


Pablo Gabriel Salinas
*
El odio al matrimonio gobernante llega al punto de que con tal de dañar su gobierno o posibilidad de continuar en el poder sus opositores llegan a defender la actitud colonial de Inglaterra en nuestras Islas Malvinas, algo comparable con el odio que profesaron en sus tiempos los opositores a Evita cuando proclamaban que "viva el cáncer" – tal como dice Aliverti – contentos con esta enfermedad que a los 33 años quitó la vida a la mujer política más representativa de Argentina.

Lejos de cerrar con el punto final, la obediencia debida y los indultos las heridas producidas por los genocidas argentinos que siguiendo las teorías del militar francés Roger Trinquier infiltraron todos los sectores sociales para luego secuestrar y matar, estas heridas solo encontraran algo de sosiego con el juicio y castigo que proclamamos los organismos de derechos humanos, con memoria y verdad, así podemos caminar de frente en una Argentina para todos.

El odio es entendible en los represores y genocidas en sus hijos y familiares es el odio a que sus crímenes no queden en silencio, es el odio a que la verdad salga a la luz; otros intereses menos directos pero igual de repudiables son los de los políticos como Eduardo Duhalde que buscan unos votitos proclamando amnistías u otros intereses los del medio Clarín y su plantel de periodistas estrellas, Joaquín Morales Sola, Bonelli, Tenembaum y otros menos conocidos que pareciera que su único trabajo es pegarle al gobierno, de diversas formas y por todos los medios (para eso les pagan).

Ahora los vemos quejándose por el estado de nuestras fuerzas armadas, asociando todo tipo de estrategias mentales para desprestigiar a la Presidenta o a Néstor Kirchner para de esa forma evitar que su medio salga desfavorecido. Pobres hombres que dan pena, con intereses tan mezquinos.

La Argentina necesita de otros intereses, necesita de la unidad latinoamericana de la que nadie habla, del triunfo de la cancillería Argentina que obtuvo el respaldo de todos los presidentes latinoamericanos, con Lula diciendo y reclamando a la ONU un tratamiento a la actitud colonial de Inglaterra, de Correa hablando de la no aplicación del TIAR cuando Inglaterra invadió nuestras Malvinas.

Qué pequeños son los intereses de la oposición argentina y de los hombres de grupo Clarín; solo buscan su propio beneficio, no les interesa el bienestar de nuestra patria, vuelan aplastando los cardos.

En estos temas como Malvinas, como la soberanía nacional no me puedo quedar callado frente a los antipatria.

1 comentario:

Antonio dijo...

Ya en 1955, la Royal Navy abasteció de municiones a la Flota de Mar que comandaba Rojas, municiones con las que cañoneó Mar del Plata, y amenazó cañonear la Destilería de La Plata.
Esto fue denunciado por Oscar Alende en su momento.